jueves, 7 de marzo de 2013

Amén

Me llueve en un pie que ni siquiera es mío. Ahora entiendo por qué nunca llegaba a destino. Un pie ajeno a mí, creando circunstancias paralelas. Y además la lluvia. Mucho para un destino sin sendero y un pie que no calza en su zapato.
Visto desde acá, es claro, preciso y hasta circunspecto. Salvo el zoquete que le quita toda seriedad al asunto. Es decir, se ve que no es mi pie y que llueve y eso explica todo lo que hay que explicar.
Pasos que no conducen a ningún lugar porque se enredan en cordones sospechosos de nudosa algarabía, entonces confunden los puntos cardinales. Eso es tan yo que no es raro que al principio no me haya percibido desubicada en el tiempo y el espacio.
Risas que se pierden en cavernas oscuras y hacen un eco grave y milagroso porque echan osos que recién se despiertan (tan de malhumor, tan poco Pooh) y mariposas y murciélagos y un conjunto de conejitos marrones mientras el ruido del agua que fluye más abajo da frío y ganas de abrazar a cualquiera, al que tengas al lado o a vos mismo.
Lágrimas que caen gota a gota sobre besos prohibidos, besos que se fugan, besos que no dejan de intentar encontrar la boca que los reciba con un aliento a hierbabuena, a manzana, a invierno y vos qué tal, cómo estás, hace frío, dale, vamos juntos.
Me llueve en un pie que ni siquiera es mío.
Y eso es un portento.
Todo un prodigio que está confinado en el borde más borde de la luna. Porque siento, siento y siento con todo esto que soy y con un pie que ni siquiera es mío. Así que mirá si no es el borde.
─La luna no tiene bordes ─me decís como si me importara. Y tu voz, que no tiene una cabeza cerca y una lengua adentro de una boca que la diga, suena así de próxima. Yo creo que es culpa de los conejitos marrones. Y del pie, claro está. Que escuche tu voz, digo.
Y del zoquete, ese que descompaginó todo con su ansia de evidencia. Con sus ganas de ser purificado por la lluvia. Redentora. A la lluvia siempre le dicen redentora. La lluvia redime. El perdón también. Al perdón no le importa si tu pie te pertenece, si los zapatos te calzan o si te llueve de adentro afuera y viceversa. No se detiene en esas nimiedades porque el perdón tiene esa cosa de almas. Ve más allá. Va más allá. Como los conejitos, que salieron persiguiendo al oso...
De esta suerte fue que me di cuenta que te perdoné el desamor pero no la falta de cosquillas y que si quiero lluvia, me aguanto las tempestades.


6 comentarios:

Alex dijo...

la media corta tiene por nombre SOQUETE, pero yo la escribo con Z porque me parece más lindo un zoquete con Z, como más contundente. Es como la vieja discusión que tenía con un blogger en Amor profano, que decía "cojer" y yo "coger", ambos nos referíamos al sexo. Sabrán disculpar la licencia poética, pero como dice Humpty Dumpty:

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.

--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.

--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda..., eso es todo.

veronica gutierrez de leon dijo...

"Te perdone el desamor, pero no la falta de cosquillas" Exquisito!!!!!!

Alex dijo...

gracias amiga!!!

Principito dijo...

La lluvia redime, sí, pero me temo que le importa un comino el resfrío provocado por tener pie (con soquete y todo) empapado.

Alex dijo...

Totalmente, la lluvia tampoco se ocupa de nimiedades!
Gracias por pasar!

victoria dijo...

Este año como cada año, nuestro tren parara en alguna estación, depende de cada uno de nosotros dejar ir a la tristezas, miedos, frustraciones, malos momentos, desamor. Agradece a cada uno de ellos.. su compañía y sus enseñanzas, aunque hayan sido dolorosas, déjalos ir, déjalos bajar de este tren. Deseo que en esta parada, a tu tren suban miles de bendiciones, sueños alcanzables, amor, abundancia, fuerza y determinación para seguir tu viaje.
Hoy en mi vagón quedaran puestos desocupados y espero te sientes a mi lado para compartir junt@s este nuevo viaje. FELIZ NUEVO COMIENZO EN ESTE AÑO 2015!!!