lunes, 10 de marzo de 2014

Agua

una lengua de fuego
una miríada líquida
de instantes
que se vierten
en instantes
que se vierten
en instantes
que se vierten
y confluyen en ese espacio candente
que nos une y nos eleva
en espiral de humo
en ritual de chispas
en agotada síntesis

anoche soñé que bailábamos
 
 
 
Publicado en Amor profano hace años