sábado, 11 de abril de 2015

bruja

sólo un vértigo distante puede licuar esa fantásmatica insistencia:
mirarte a los ojos es ver todo lo que no soy ni seré.
escalones en espiral suben y suben sin rastro de mis huellas
sólo pequeños presagios desgastados, imbuidos de incertidumbre
nada nada se refleja en la ilusión pasajera de la única palabra que
sirve para convocar eso que te sobra y anhelo.
tu pelo rojo y vulgar, se derrama en tus hombros de un blanco lechoso.
no sé qué ve en ellos pero ve y alcanza, así como tu boca de labios finos.
siempre desconfié de esas bocas como tajos, apenas dibujadas, las intuyo
maquiavélicas
casi sacrílegas
un súcubo escondido en la apariencia
si embargo no es eso lo que quiero
lo que quiero es algo que no sé si te pertenece
pero que atado está a un ala blanca y a una estaca.
mientras la enorme serpiente se arrastra en sinuosa cadencia
respirando con su ruido siseante.
como si tuvieras marcado en la piel un pentagrama invertido
voy hacia vos como una galaxia a punto de ser devorada por la materia oscura.
lo tuyo blanco, lo tuyo azul, lo tuyo violeta
lo que puede volar y elevarse mientras el súcubo arde en llamas negras
y se deshace en agónicos giros que despiden su sangre, arena oscura que estalla.

No hay comentarios: